Fichero de conceptos, Sin categoría

Economía Popular y Solidaria

Con Economía Popular Solidaria (eps) (Coraggio, Arancibia y Deux, 2010) nos referimos a ese rico y heterogéneo abanico de iniciativas de trabajo y producción asociativas, autogestionadas, basadas en la cooperación; así como sus redes, agrupamientos, federaciones y movimientos. Pero también, a las instituciones de apoyo a este sector, como organizaciones sociales y sus articulaciones institucionales público-privadas, que despliegan una gran diversidad de dispositivos de promoción de la eps, como la formación y capacitación, el financiamiento, la comercialización, la asistencia técnica, etcétera.
Destacamos esta concepción de la eps que, si bien es solo una parte del subsistema más amplio de Economía Social Solidaria, hace foco en las experiencias de la economía popular que son asociativas y autogestionados por sus trabajadorxs, sean mercantiles o no.

Fuente

Arancibia, I., Chavez Lunaq, L., & Maidana, D. (2015). Malas prácticas. Desafíos teóricos, políticos y metodológicos de presentar experiencias de Economía Popular Solidaria [Producto del proyecto “Malas Prácticas”: Estudio de Casos Signi-ficativos de Economía Popular Solidaria en Argentina y Latinoamérica].

Estándar
Economía, economía solidaria, Fichero de conceptos, Sin categoría, Sociología

Trueque

“es el intercambio de objetos que se efectúa sin una referencia al dinero y con la máxima reducción posible de costos de transacción sociales, culturales, políticos y personales”. (Appadurai, 1991 p. 24 )

Appadurai, A. (1991). Introducción: Las mercancias y la política del valor La vida social de las cosas. Perspectiva cultural de las mercancias (pp. 17-87). México Grijalbo.

Estándar
Sin categoría

Doble movimiento

“Las sociedades de mercado consisten en dos movimientos opuestos: EL movimiento Laisses- faire hacia la expansión del alcance del mercado y el contramovimiento protector que surge de la resistencia al desarraigo de la economía”.

Ponlanyi, K. (2017). La gran transformación. Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo. (E. Suárez, Trans. Kindle ed.). Madrid, España: Fondo de Cultura Economica.

Estándar
Sin categoría

Mercancías ficticias

Son aquellas que no fueron originalmente para venderse en el mercado. Así algunos ejemplos son: La tierra, el trabajo y el dinero.

Hay dos niveles de argumento. El primer es moral “es un error tratar a los seres humanos y la naturaleza como objetos cuyo precio se determine por entero mediante el mercado”.

El segundo se centra en el papel del Estado para la economía: “las sociedades de mercados reales necesitan que el Estado desempeñe una función activa en el manejo de los mercados, y esa función requiere decisión de políticas; no puede reducirse a alguna suerte de función técnica o administrativa”.

Ponlanyi, K. (2017). La gran transformación. Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo. (E. Suárez, Trans. Kindle ed.). Madrid, España: Fondo de Cultura Economica.

Estándar
Fichero de conceptos, Sin categoría

Mercancías

“Mercancía es algo que se produce para venderse en el mercado “.

Ponlanyi, K. (2017). La gran transformación. Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo. (E. Suárez, Trans. Kindle ed.). Madrid, España: Fondo de Cultura Economica.

“cualquier cosa destinada al intercambio” (Appadurai, 1991 p. 24)

Appadurai, A. (1991). Introducción: Las mercancias y la política del valor La vida social de las cosas. Perspectiva cultural de las mercancias (pp. 17-87). México Grijalbo.

Estándar
economía solidaria, Reseñas de libros, Sin categoría, Sociología

Carro de combate

Consumir es un acto político.
Comentario del libro: Carro de Combate. Por: Rodrigo Rodríguez

Esta es la premisa con la que parte el libro carro de combate, libro que nació del trabajo colaborativo de reporteros independientes interesados en la manera en que se produce buena parte de los alimentos y artículos que consumimos.

Pero, Carro de Combate va más allá y cuestiona el modelo de desarrollo orientado al “crecimiento infinito” como si los recursos con los que cuenta el planeta lo fueran. El trabajo periodístico realizado es valiente y exhaustivo, ya que se enfrenta a los intereses de grandes empresas que suelen ser  muy  opacas en sus formas de operación y se ocultan terciarizando sus actividades.

Las consecuencias negativas de este modelo de producción y consumo suelen llamarse técnicamente externalidades, es decir, se presentan como fallas ocasionadas por factores externos al modelo, sin embargo, se busca poner en duda el mismo modelo de desarrollo elegido, el cual por supuesto beneficia a quienes detentan el poder económico y controlan las cadenas comerciales desde la producción, la distribución y el consumo.

El libro muestra cómo es que a las corporaciones desarrollan estrategias, que son apoyadas y suavizadas por el marketing, repiten prácticas similares a las de la esclavitud para mantener los bajos costos de producción, pero además señala como ejercen presión económica y política a productores y gobiernos  para favorecer y estimula el apetito insaciable de cosas materiales, algo a lo que Platón llamaba: Pleonexia, lo cual consideraba una enfermedad.

Los autores ( Laura Villadiego y Nazaret Castro), nos llevan a realizar un breve recorrido desde la década de los 30’s del siglo anterior, pasando por los años dorados del capitalismo (1945-1970) para llegar al momento actual del llamado neoliberalismo, con el fin de adentrarnos a conocer la lógica que guía el modelo de consumo actual.

Pero además de entender la problemática, el libro hace un aporte más y es el de mostrarnos las alternativas al consumo que hacen varias organizaciones alrededor del mundo. Nos despoja de la sensación de indefensión y muestra que es posible otro modelo de producción el cual tiene como principal motor el consumo consciente de quienes demandamos bienes y servicios.

Repitiendo lo que los autores argumentan en su libro “si el consumo es un acto político, la primera batalla es la de la información”.

Sigamos en contacto
Cómo puedo apoyar este proyecto
Estándar
Fichero de conceptos, Sin categoría

Premisas del consumo responsable

Código: ABC,GFS -PCR -2014
  • Ajustar los consumos a las necesidades reales: preguntarnos si lo que vamos a comprar lo necesitamos o no.
  • Considerar el impacto ambiental, desde el punto de vista del ciclo de vida del producto que compramos, teniendo en cuenta el conjunto del proceso desde la producción, transporte, distribución, consumo y los residuos que genera al final de su vida.
  • Plantear qué tipo de comercio queremos favorecer.
  • Asegurar la calidad de lo que compramos, de cara a adquirir bienes más saludables y duraderos.

Arnold, B. C., & Galán, F. S. (2014). Los mercados sociales. La economía solidaria en acción transformadora. Documentación social(174), 95-116.

Estándar
Economía, economía solidaria, Estudios psicosociales y psicoantropológicos, Psicología, Sin categoría, Sociología

Psicología, economía y ética en la toma de decisiones

doors-1767563_1920

El ser humano es bio-psico-social ¿te suena esto? Mientras estudiaba psicología (por allá a inicios de los 2000), esto resonaba como eco en el aula de clase, cierto, aunque parece destacar la complejidad de la persona, algunas ciencias o disciplinas aplicadas han tratado de “descifrar” esta complejidad y enmarcarla en modelos.

Resulta particularmente destacados los procesos involucrados en la toma de decisiones, y es que para ello, se involucran motivaciones que no son del todo racional, me explico.

La economía y particularmente la micro economía derivada de la teoría neoclásica pretende por medio de modelos explicar cómo es que se toman decisiones racionales, en las cuales se supondría que ante la escasees y finitud de recursos se elegirá aquello que presenta mayores beneficios contra los costos de tal decisión.  Así, las decisiones siempre apuntan a maximizar las ganancias. ¿pero que hay de aquellas decisiones que ante dicha lógica se presentan como “irracionales?.

La toma de decisiones con “otra racionalidad” (para no confundir con respuestas correctas y falsas) lleva a las personas a elegir por algo incluso cuando se sabe que no tendrá siempre la maximizan de sus ganancias, por esto un individuo puede decidir comprar un producto más caro o elegir por un camino más largo o incluso sacrificar sus ganancias personas por aquellas de la colectividad o en favor de otra persona y esto aplica aun cuando está en juego la bancarrota o la vida misma.

Cuando la ciencia económica reconoce que no todas las elecciones son racionales se hecha mano de otras ciencias instrumentando mecanismos que favorecen su explicación.  Una de estas es la economía conductual y aquellas aplicaciones que se han derivado como es la neuroeconomía. Mientras la primera busca potenciar el nivel explicativo de la toma de decisiones fundamentándola en los procesos psicológicos; la segunda, hace uso de aparatos médicos y tecnología para para el análisis del comportamiento bioquímico del cerebro involucrado en la toma de decisiones.

De tal manera que estas ciencias pretenden sentar explicaciones más completas y complejas de distintos aspectos involucrados que pueden ir desde lo emocional, el comportamiento neurológico, las motivaciones, las creencias, la influencia social, o aquellos de tipo anticipatorio como las expectativas  o la búsqueda de ganancias posteriores y no inmediatas.

Por su parte en la ciencia económica se han desarrollas posturas teóricas como: La teoría de la utilidad esperada, la teoría del consumidor, la teoría de la utilidad ponderada o de elección Alpha-un, la teoría de los desacuerdos, la teoría de las expectativas entre otras y cada cual merece por parte de los interesados su conocimiento.

Compartir técnicas de investigación y potencial explicativo de cada ciencia y disciplina ayuda para generar conocimientos cada vez más potentes, pero queda aun el acento en el aspecto ético.  Prever  la conducta en la toma de decisiones puede ser un gran apoyo en el consultorio para terapeutas, o en la investigación de mercados para los mercadologos o favorecer campañas pro sociales, pero también una herramienta perversa en grupos criminales o extremistas, o incluso en la manipulación política.

Como siempre las explicaciones  teóricas son necesarias, pero las preguntas éticas en dicha búsqueda no es para nada menos importante.

Por Mtro. Rodrigo Rguez.

     *Artículos consultados

* Para tener una visión más plena al respecto te intivamos a leer The Decision Making Process: A Behavioral Economics Model  escrito por Rafael Alexis Acevedo Rueda y publicado por Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado. 2013


Estándar