Desarrollo Comunitario, Psicología Social, Sociología

La transcripción es una tarea compleja en la investigación*

Por: Rodrigo Rodríguez

Imagen como apoyo tomada de http://cort.as/-PFwV

Dentro de las múltiples tareas que requiere la investigación, algunas se vuelven invisibles o poco se habla de ellas por considerarse sin relevancia. Es el caso de las tareas de transcripción.

Paradojicamente, la transcripción de entrevistas personales o en grupos de discusión que han quedado registradas en equipos electrónicos requieren buena parte del tiempo de investigación. Sólo por pensar en un cálculo rápido, se dice que, por cada hora de entrevista grabada, se necesitarán de dos a tres horas para su transcripción de acuerdo a la complejidad del tema, la calidad del audio y la cantidad de participantes.

Dejar evidencia de entrevistas o diálogos que se recogen en la investigación es el preámbulo al análisis, las transcripciones son utilizadas cómo evidencia de tal interacción, como registro sobre el cual se hacen anotaciones al margen o se toma lo substancial de acuerdo a los temas investigados, o como recurso al cual pueden acceder otros investigadores interesados en los hallazgos. Sea cualquiera de los fines dichos, también generan una historia escrita sobre fenómenos sociales, procesos complejos y trayectorias de vida de los entrevistados.

Más se puede decir de las transcripciones, por ejemplo, el hecho de que es aquello de lo cual ha quedado un registro donde se puede recrear los hechos, generar análisis y preservar información valiosa.  Follari nos dice que de una transcripción a otra los textos pueden variar y por tanto la “realidad” que las transcripciones guardan (Bassi Follari, 2015).                 

La reflexión de Follari es fuerte, puesto que deja ver que la transcripción es un momento de la investigación que también produce realidad. 

Visto en su importancia la transcripción no es una tarea pequeña, sino que se equipara con los otros momentos de la investigación.

Si la transcripción es una tarea con tanta importancia y la manera en que los audios se convierten en textos es crucial para la investigación, lo ideal será entonces seguir un método para transcribir. Realizar estos escritos representa tareas, que si bien son apoyadas por  medios digitales a partir de múltiples herramientas (software, equipos de audio, video y computo)  requiere tomar decisiones constantemente en cuanto a la codificación utilizada tanto para el lenguaje verbal como para las sutilezas del lenguaje no verbal. La entonación, la intencionalidad, el uso de muletillas, el acento o incluso los silencios habrán de tener una manera de expresarse en el texto.

Follari propone una manera adaptada del código de Gail Jefferson para realizar transcripciones en ciencias sociales. El texto por si mismo ayuda a comprender la complejidad de la tarea y descifrar maneras pragmáticas que ayuden al análisis y la interpretación.

Las horas que inviertes (o delegas ) en transcribir son un momento clave para cualquier investigación.


* Texto basado en la lectura de  Javier Ernesto Bassi Follari: El código de transcripción de Gail Jefferson: adaptación para su uso en ciencias sociales.


Bibliografía consultada: Bassi Follari, J. E. (2015). El código de transcripción de Gail Jefferson: adaptación para las ciencias sociales. Quaderns de Psicologia, 17(1), 39–62. https://doi.org/10.5565/rev/qpsicologia.1252

La transcripción es una tarea compleja en la investigación*

Minientrada
Economía, economía solidaria, Fichero de conceptos, Sin categoría, Sociología

Trueque

“es el intercambio de objetos que se efectúa sin una referencia al dinero y con la máxima reducción posible de costos de transacción sociales, culturales, políticos y personales”. (Appadurai, 1991 p. 24 )

Appadurai, A. (1991). Introducción: Las mercancias y la política del valor La vida social de las cosas. Perspectiva cultural de las mercancias (pp. 17-87). México Grijalbo.

Estándar
Sin categoría

Doble movimiento

“Las sociedades de mercado consisten en dos movimientos opuestos: EL movimiento Laisses- faire hacia la expansión del alcance del mercado y el contramovimiento protector que surge de la resistencia al desarraigo de la economía”.

Ponlanyi, K. (2017). La gran transformación. Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo. (E. Suárez, Trans. Kindle ed.). Madrid, España: Fondo de Cultura Economica.

Estándar
Sin categoría

Mercancías ficticias

Son aquellas que no fueron originalmente para venderse en el mercado. Así algunos ejemplos son: La tierra, el trabajo y el dinero.

Hay dos niveles de argumento. El primer es moral “es un error tratar a los seres humanos y la naturaleza como objetos cuyo precio se determine por entero mediante el mercado”.

El segundo se centra en el papel del Estado para la economía: “las sociedades de mercados reales necesitan que el Estado desempeñe una función activa en el manejo de los mercados, y esa función requiere decisión de políticas; no puede reducirse a alguna suerte de función técnica o administrativa”.

Ponlanyi, K. (2017). La gran transformación. Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo. (E. Suárez, Trans. Kindle ed.). Madrid, España: Fondo de Cultura Economica.

Estándar
Fichero de conceptos, Sin categoría

Mercancías

“Mercancía es algo que se produce para venderse en el mercado “.

Ponlanyi, K. (2017). La gran transformación. Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo. (E. Suárez, Trans. Kindle ed.). Madrid, España: Fondo de Cultura Economica.

“cualquier cosa destinada al intercambio” (Appadurai, 1991 p. 24)

Appadurai, A. (1991). Introducción: Las mercancias y la política del valor La vida social de las cosas. Perspectiva cultural de las mercancias (pp. 17-87). México Grijalbo.

Estándar
economía solidaria, Reseñas de libros, Sin categoría, Sociología

Carro de combate

Consumir es un acto político.
Comentario del libro: Carro de Combate. Por: Rodrigo Rodríguez

Esta es la premisa con la que parte el libro carro de combate, libro que nació del trabajo colaborativo de reporteros independientes interesados en la manera en que se produce buena parte de los alimentos y artículos que consumimos.

Pero, Carro de Combate va más allá y cuestiona el modelo de desarrollo orientado al “crecimiento infinito” como si los recursos con los que cuenta el planeta lo fueran. El trabajo periodístico realizado es valiente y exhaustivo, ya que se enfrenta a los intereses de grandes empresas que suelen ser  muy  opacas en sus formas de operación y se ocultan terciarizando sus actividades.

Las consecuencias negativas de este modelo de producción y consumo suelen llamarse técnicamente externalidades, es decir, se presentan como fallas ocasionadas por factores externos al modelo, sin embargo, se busca poner en duda el mismo modelo de desarrollo elegido, el cual por supuesto beneficia a quienes detentan el poder económico y controlan las cadenas comerciales desde la producción, la distribución y el consumo.

El libro muestra cómo es que a las corporaciones desarrollan estrategias, que son apoyadas y suavizadas por el marketing, repiten prácticas similares a las de la esclavitud para mantener los bajos costos de producción, pero además señala como ejercen presión económica y política a productores y gobiernos  para favorecer y estimula el apetito insaciable de cosas materiales, algo a lo que Platón llamaba: Pleonexia, lo cual consideraba una enfermedad.

Los autores ( Laura Villadiego y Nazaret Castro), nos llevan a realizar un breve recorrido desde la década de los 30’s del siglo anterior, pasando por los años dorados del capitalismo (1945-1970) para llegar al momento actual del llamado neoliberalismo, con el fin de adentrarnos a conocer la lógica que guía el modelo de consumo actual.

Pero además de entender la problemática, el libro hace un aporte más y es el de mostrarnos las alternativas al consumo que hacen varias organizaciones alrededor del mundo. Nos despoja de la sensación de indefensión y muestra que es posible otro modelo de producción el cual tiene como principal motor el consumo consciente de quienes demandamos bienes y servicios.

Repitiendo lo que los autores argumentan en su libro “si el consumo es un acto político, la primera batalla es la de la información”.

Sigamos en contacto
Cómo puedo apoyar este proyecto
Estándar